¡ somos turistas, no delincuentes ! Autocaravanistas por sus derechos: Nómadas del esquí en Sierra Nevada - una crónica agradable -

Artículo 139 Constitución Española.-
  • 1. Todos los españoles tienen los mismos derechos y obligaciones en cualquier parte del territorio del Estado.
  • 2. Ninguna autoridad podrá adoptar medidas que directa o indirectamente obstaculicen la libertad de circulación y establecimiento de las personas y la libre circulación de bienes en todo el territorio español.


  • Las áreas de servicio para autocaravanas suponen posibilitar de forma ordenada un turismo de gran potencial económico para la ciudad que hasta ahora no haya apostado por él.

    ¡¡Comerciante, APOYA nuestra presencia en tu población!!

    Deja tu firma en cualquiera de estos sitios o en los dos.
    Debemos conseguir el mayor apoyo posible en beneficio de todos.
    Muchas Gracias.
    ¡¡ Pásalo !!
    Empresas firmantes: Autocaravanas FAUCA, S.C - MiCasaConRuedas.com ....
    Petición Pública
    ~5869~
    firmas
    Leer ACLARACIÓN SOBRE RECOGIDA DE FIRMAS ~ Pulse aquí

    ~ ~ Petición de firmas en AVAAZ.org ~ ~ 3498 firmas * ya has firmado ?


    ||Si te gusta nuestra iniciativa y deseas apoyarla, danos un "Me gusta". Tu apoyo es muy importante. Gracias !!
    VISITA E INGRESA COMO VOLUNTARIO SOLIDARIO EN LA
    INTERNATIONAL MOTOR-HOME ORGANIZATION - WWW.IM-HO.ORG

    Nómadas del esquí en Sierra Nevada - una crónica agradable -

    Ni hoteles ni apartamentos, muchos visitantes viajan a la estación con 'la casa a cuestas' 
    Despertar sobre un mar de nubes, no reservar nunca hotel, tener una morada en cada rincón del mundo... Son algunas de las ventajas de vivir en una casa rodante. Los usuarios de autocaravana tienen un espíritu nómada que los empuja a los lugares más recónditos del planeta. A más de 2.400 metros, el parking de caravanas de Sierra Nevada es uno de los más altos de Europa y se ha convertido en lugar de referencia tanto para los amantes del esquí como para los apasionados de esta especial forma de viajar. Para otros, se ha convertido literalmente en su hogar.
    A pesar de la afición que hay en España por este tipo de vehículos, ninguna estación de esquí nacional cuenta con un aparcamiento destinado exclusivamente al estacionamiento de autocaravanas acondicionado con tomas de luz, agua y zonas para evacuar aguas grises. De hecho, son muchos los que eligen Sierra Nevada por ofrecer esta posibilidad.
    A esa altura, la vida es una interesante mezcla entre las inclemencias que impone la meteorología y el lujo que supone dormir al mismo pie de las pistas. La oferta es tan tentadora que el público que acude cada año a este parking es muy variado.
    Michael Reed (Inglaterra, 61 años) lleva poco más de un mes jubilado y tiene el firme propósito de aprender a hacer snowboard junto a su esposa. Ni corto ni perezoso corrió a comprarse una furgoneta adaptada como vivienda nada más terminar su vida laboral. Sierra Nevada ha sido el lugar elegido para disfrutar de su tiempo libre. «Con esta furgoneta acondicionada llegamos a tener hasta tres días de independencia total. Antes esquiaba pero ahora estoy aprendiendo con mi mujer a hacer snowboard porque me parece más seguro para las articulaciones», explica Michael.
    Luis Miguel Del Pino, Luis López y Miguel Ángel Sanz son bomberos en Madrid y tampoco tienen dudas a la hora de elegir una estación para practicar snowboard. Para ellos, no tener que reservar nunca hotel es una de las mayores ventajas de la autocaravana. También valoran la posibilidad de cambiar de lugar si el tiempo es malo o hay mucha gente
    Según explica Luis López, «hay zonas en las que se quejan porque piensan que no generamos negocio, pero hay que recordar que alrededor de este tipo de viajes también hay una industria. Además, también tenemos necesidades en cada sitio al que vamos, por lo que también generamos ingresos. Al principio -continúa Luis- siempre pagas la novatada porque no controlas bien el tema del agua (sobre todo en montaña, donde se puede congelar), el uso del cuarto de baño. Pero al final aprendes y te das cuenta de que es una forma genial de viajar. Yo llevo tres años con la caravana y desde que la compré no he vuelto a pisar un hotel».
    Domicilio habitual
    Pero no todo el mundo acude a este lugar para pasar sus vacaciones o esquiar un fin de semana; también los hay que lo han convertido en su domicilio habitual. Ese es el caso del profesor de esquí Alberto García Villaverde. Lleva diecinueve años trabajando en Sierra Nevada, de los cuales cinco han sido con autocaravana.
    «Lo considero muy económico porque nos cobran 1.000 euros por temporada y está incluida la luz y el agua. Un piso sale más caro», cuenta este asturiano de 43 años.
    Para Alberto, el viento y las grandes nevadas son los principales inconvenientes. «Por supuesto que tiene problemas, pero a mí me compensa. La nieve suele causar roturas; se me ha llegado a romper el portabicicletas por el peso. El viento es el otro factor más importante, a veces llegas a pasar miedo, mueve la autocaravana con mucha fuerza. Yo he visto desplazarse 'roulots' cuando las había. De hecho, una noche tuvimos que arrancar e irnos a dormir a Pradollano porque el viento era tremendo. Si llega a arrancar tejados qué no puede hacer con una caravana; esto es como un barco, está a merced del viento. En otras ocasiones la nieve ha tapado por completo las caravanas. Es otro mundo», comenta Alberto.
    La mayoría de los usuarios recuerdan que cuando el agua se congela no hay manera de recuperarla. Alberto cuenta que ha llegado a estar hasta cinco días sin agua, aunque no es frecuente. «Esta temporada ha habido días de 13 grados bajo cero pero no ha sido de las más frías, años atrás se han registrado aquí temperaturas mucho más bajas. Paradójicamente dentro de la caravana no se pasa nada de frío. Es lo primero que me preguntan, pero la verdad es que he pasado mucho más frío en algunos de los pisos que he compartido», reconoce. En cuanto a la soledad, Alberto cuenta que en el parking es fácil hacer amistad con la gente que llega. El compañerismo es una de los rasgos que definen a este tipo de viajeros.
    Pero el caso de Alberto es especial porque vive en la caravana los 365 días del año. Cuando termina la temporada busca trabajo en cualquier otra zona o vuelve a Asturias. Son las ventajas de llevar la casa encima. «Cuando compré la autocaravana solo puse como condición que tuviera un cuarto de baño grande porque yo la uso todo el año, lo demás me importaba menos», dice entre risas. Tal y como explica, «a veces termino de trabajar y me marcho a Gijón a las 10.00 de la noche, conduzco un par de horas y me quedo a dormir en algún punto del camino. Aquí no hay horarios ni tienes que planificar, llevas la casa encima, es otro concepto de vida».
    Diego Herrero y Roberto Palma son miembros del equipo que trabaja diariamente en el parking y ya han visto de todo. Ellos comentan que no solo hay autocaravanas y vehículos vivienda. «Hemos llegado a ver gente que se ha quedado a dormir en el coche. Nos suelen pedir ayuda muchas veces, sobre todo vienen a pedirnos palas para retirar la nieve, pero en general la gente que viene tiene experiencia y están bien preparados. También tenemos históricos que nos visitan todos los años», detalla Diego.
    Y es que el paisaje y la paz que se respira junto a los peñones de San Francisco son tales que, poco a poco, el parking de autocaravanas de Sierra Nevada se ha convertido en un clásico del 'caravaning' en España.